jueves, 1 de septiembre de 2016

Tagged Under: , , ,

¡Felices bodas de hierro, palabra.lab!

Share
Hacer gestión cultural en Guayaquil ha sido un reto que acepté con todas sus implicaciones: estudiar la carrera de Literatura, dedicarme a trabajar sin recuperar la inversión durante los primeros años, aguantar hostilidades de sectores que se incomodaron con la innovación de esta propuesta, hasta soportar insultos y calumnias para desprestigiar mi labor; y creo que una de los satisfacciones más grandes que me ha dado este giro de negocio, ha sido la resistencia.  Cuando me preguntan, qué consejo le doy a la gente que quiere dedicarse a la cultura como forma de vida, les digo que tienen que estar preparados para resistir.  Teniendo esa certeza, están del otro lado.

Desde hace seis años —hablo en plural, porque palabra.lab y yo somos uno solo—, hemos gestionado la visita de escritores tan importantes como Ana María Shua, Fernando Iwasaki, Andrés Neuman, Alberto Chimal, Patricia Esteban Erlés y Raúl Brasca.  En esta casa han dictado talleres Diego Fonseca, María Fernanda Ampuero y Andrés Neuman.  Creamos un espacio para dar a conocer la obra de escritores nacionales y en él, hemos entrevistado a Sonia Manzano, Huilo Ruales, Leonardo Valencia, Adolfo Macías Huerta, Óscar Vela, Mónica Ojeda, Marcelo Baez.  Se han hecho lecturas teatralizadas de Lorca, Cortázar y Kafka.  Publicamos el primer libro de nuevas palabras luego de un ejercicio en redes sociales, lugar en el que se transgrede el lenguaje a diario, invitando a los usuarios a reflexionar alrededor de las palabras nuevas y existentes. Se han dictado decenas de talleres gratuitos para promover la lectura de cuentos y microcuentos de autores nacionales e internacionales en Guayaquil, en escuelas del Guayas y, en Quito.  Hemos estado presentes en ferias internaciones del libro en Lima y Guayaquil como invitados, siendo la más relevante la invitación al Encuentro Internacional de Promotores de Lectura de la Feria del Libro de Guadalajara en donde tuvimos una audiencia de 1 000 personas.

Lo más importante, sin embargo, ha sido realizar un festival que es referente para Hispanoamérica: Ciudad mínima, que nació de la intención de invitar a un amigo peruano a presentar un libro, hoy es un festival respetado, nombrado en artículos académicos y, referido por otros festivales de microficción a nivel internacional.  Este prestigio lo ha hecho merecedor del apoyo de académicos y gestores culturales tanto en el país, como en Perú, Chile, Argentina, Venezuela, México, España e Italia. Ha fomentado la lectura y escritura de microficción a través de publicaciones inéditas, digitales e impresas. Este año, mi intención era celebrar el V Festival Ciudad Mínima en ciudad de México, aprovechando una invitación de la UNAM, pero el 16 de abril nos cambió todo.  Hoy se me hace imposible pedir un auspicio para beneficiar a nadie que no sea a mi gente.  Así que este año el festival se queda en Ecuador y se realizará en Bahía de Caraquez en un ambiente solidario y de austeridad.

Cuando miro atrás, encuentro errores e intento no volver a incurrir en ellos, aunque la misión sea imposible.  Reflexiono con frecuencia sobre la gestión cultural literaria y vuelvo a elegir el camino que tomó palabra.lab de alejarse de la élite, y aterrizar a la lectura como una forma de entretenimiento legítima.  Desde el fondo de mi corazón, quisiera poder hacer más, pero quizás dentro de cinco años esté en un lugar en el que pueda formar y multiplicar promotores de lectura en todo el país, y así, llegar a comunidades que necesiten de espacios como el que formé hace seis años.

Por lo pronto me alegro cada vez que me notifican que seguir la gestión de palabra.lab ha motivado a alguien a abrir un club de lectura, a leer un libro, a abrir un blog, a regalar un libro.

En nombre de todas las personas que hacemos este espacio cultural, los invito a celebrar en voz alta, como me gusta leer a mí, que somos lectores y que tenemos palabra.lab para largo.  En este enlace pueden revisar el calendario de actividades.

¡Felices bodas de hierro a este microlaboratorio de palabras! ¡Feliz cumpleaños número seis, palabra.lab!



Adelaida Jaramillo

Directora de palabra.lab

Fotos: Natalia Torres, Archivo Rayuela, Zaira Eliette Espinosa

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Dónde estamos?