El tiempo, un poema de Margaret Atwood ~ Palabralab

viernes, 22 de noviembre de 2019

Tagged Under:

El tiempo, un poema de Margaret Atwood

Share



















Solíamos observar los pájaros,
ahora observamos el tiempo.
Nubes blancas, mullidas, como almohadas,
unas son grises como pulgares gigantes,
otras oscuras, llenas de funesto sino.
Hubo un día en que no nos importaba.
Teníamos paraguas, teníamos hogares.
Pero mientras mirábamos a otro lado,
a las guerras, a otros divertimentos,
el tiempo se arrastraba detrás de nosotros
como una serpiente, un asesino o una pantera,
y luego se escapaba.
Por qué fuimos tan descuidados,
nos preguntamos, mientras el tiempo se precipita
sobre el horizonte, verde
y amarillo, espesándose
con arena, miembros de cuerpos, sillas
rotas y alaridos.
Tras su estela, nos agostamos o nos ahogamos.
¿Cómo podríamos meterlo
en la bolsa o en la botella,
donde ocupaba tan poco?
¿Quién lo dejó libre?
Si el tiempo escucha a alguien,
no es a nosotros.
¿Es culpa nuestra?
¿Provocamos este desastre al respirar?
Sólo queríamos una vida feliz,
y que las cosas siguieran como antes.
El viento amaina. Hay un silencio,
el cielo se sosiega durante media hora.
Pero entonces vuelve el tiempo
-una vez y otra vez-,
un gran estruendo sin tregua,
que pisotea todo,
abrasando el aire.
Ciego, sordo y terrible,
no tiene mente propia.
¿O sí? ¿Qué pasa si la tiene?
Imagina que tuvieras que rezarle.
¿Qué le dirías?

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Dónde estamos?